Efectos del tabaquismo

Como hemos dicho en párrafos anteriores el tabaco no produce consecuencias graves a corto plazo. A largo plazo las consecuencias, sin embargo y en algunos casos, son mortales. En lo referente al aspecto psiquiátrico el tabaco no induce este tipo de trastornos, pero se ha demostrado que las personas con este tipo de diagnóstico tienen más riesgo de tener, además, un diagnóstico de otras adicciones.

Atef Souied Espada Médico especialista en Adicciones. Nº colegiado: 282867667
Efectos del tabaquismo

Efectos orgánicos

 

Respiratorias: El fumar tabaco incrementa marcadamente el riesgo de desarrollar enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). ¿Por qué? El humo del tabaco irrita e inflama las vías respiratorias produciendo en último término un remodelado patológico que supone la destrucción del tejido pulmonar encargado del intercambio gaseoso. Así mismo se produce más mucosidad en dichas vías; este moco se acumula, obstruye la vía aérea y se puede infectar por bacterias. Diversos estudios como el IBERPOC han demostrado que un fumador tiene un riesgo 10 mayor de morir por EPOC que una persona que no fuma; así mismo, la esperanza de vida media de un fumador es 10 años menor.

El tabaco incrementa la gravedad del asma y, por tanto, empeora su pronóstico. El asma es consecuencia de una hiperreactividad bronquial debida a la exposición de alérgenos; el humo del tabaco se puede considerar un alérgeno. En líneas generales podemos decir que el asma es más frecuente en población fumadora que en no fumadora. El fumar empeora la respuesta al tratamiento porque la función antinflamatoria de los corticoides se ve mermada. Respecto a los fumadores pasivos, podemos decir que un niño cuyos padres son fumadores tiene más riesgo de tener síntomas asmáticos a lo largo de un año que uno que tiene padres no fumadores.

El 86% de los pacientes con neumotórax espontaneo (presencia patológica de aire en la envoltura pulmonar que dificulta la respiración de manera aguda) son fumadores.

Podemos decir que un niño cuyos padres son fumadores tiene más riesgo de tener síntomas asmáticos a lo largo de un año que uno que tiene padres no fumadores.

El humo de tabaco no solo inflama las vías respiratorias, además, disminuye los mecanismos de defensa de las mismas. Esto condiciona un mayor riesgo para sufrir infecciones respiratorias, entre las cuales destaca la tuberculosis. Un fumador no solo tiene mayor riesgo de adquirir la enfermedad, sino que también tiene riesgo de morir por las complicaciones derivadas de la misma. El ser fumador pasivo constituye un claro factor de riesgo para desarrollar neumonías.

El síndrome de apnea/hipopnea obstructiva del sueño (SAHOS) está relacionado con el consumo del tabaco. En esta enfermedad la vía respiratoria se obstruye y el cerebro “ordena” un ronquido para descolapsarla.

¿Fumar incrementa el riesgo de cáncer de pulmón? El 50% de los cánceres de pulmón en mujeres y el 80% en varones se deben al tabaco. Junto con el cáncer de páncreas, el de pulmón es el que menos tasa de supervivencia tiene, más concretamente sólo un 12% a los 5 años. El fumador pasivo también tiene riesgo de desarrollar esta enfermedad.


Cardiovasculares: El mecanismo por el cual el tabaco es capaz de producir enfermedad cardiovascular es la aterosclerosis, es decir, la acumulación progresiva de grasas y otras sustancias en la pared de los vasos sanguíneos llegando un punto en el cual se produce la obstrucción. Esta obstrucción puede tener lugar en los vasos de la pared del corazón, en los vasos sanguíneos del cerebro, en la principal arteria del cuerpo (aorta) e incluso en vasos periféricos como los de las piernas.

A nivel del tejido cerebral el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV) es 1,5 veces mayor si se es fumador

La obstrucción de un vaso sanguíneo de la pared del corazón puede dar lugar a un infarto agudo de miocardio. Como sabemos, hasta la menopausia, la mujer tiene menor riesgo de sufrir infartos debido al efecto cardioprotector de los estrógenos. Teniendo en cuenta esto, el riesgo de infarto agudo de miocardio (IAM) es mayor en el sexo femenino. ¿Por qué? El tabaco disminuye el efecto protector de los estrógenos y, además, las mujeres metabolizan de manera diferente la nicotina. Si se sigue fumando después de haber tenido un primer episodio de IAM existe un riesgo del 50% de sufrir un nuevo episodio en comparación con un no fumador o con alguien que deja de fumar.

A nivel del tejido cerebral el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV) es 1,5 veces mayor si se es fumador. Existe una clara relación entre el número de cigarrillos consumidos diariamente con dicho riesgo.

La aorta es la principal arteria de nuestro cuerpo. El tabaco determina que la pared de este gran vaso se altere por acumulación de grasas y células. El resultado consiste en una dilatación anómala y una posible ruptura. Otros vasos sanguíneos que pueden verse alterados son los periféricos como por ejemplo los de las piernas. Se ha visto que fumar tabaco incrementa el riesgo de trombosis en estos.


Otros tipos de cánceres: El tabaco no sólo es capaz de inducir cáncer a nivel del tejido pulmonar, también se ha relacionado con:

  • Cáncer de cuello de útero.
  • Cáncer de vejiga.
  • Cáncer de la cavidad oral.
  • Cáncer de laringe.
  • Cáncer de esófago y estómago


Otras enfermedades: El tabaco se ha relacionado con enfermedad periodontal, ulcera duodenal, impotencia, eyaculación precoz, degeneración ocular, etc.

Embarazo: Una mujer fumadora tiene más dificultades de quedarse embarazada que una que no lo es. Fumar durante la gestación aumenta el riesgo de retraso en el crecimiento del feto, aborto espontaneo, bajo peso al nacer, muerte súbita, asma tras el nacimiento y alteraciones en el desarrollo psicomotor.

Efectos psiquiátricos


Esquizofrenia: El 90% de los pacientes con este diagnóstico son fumadores. Se cree que son más vulnerables a la nicotina lo que determina una adicción de inicio precoz y más intensa. Esto asocia mayor grado de consecuencias médicas a largo plazo. ¿Por qué una persona con esquizofrenia fuma más? Se creé que la nicotina mejora el ánimo, el deterioro cognitivo y disminuye los efectos secundarios de los antipsicóticos.

El 90% de los pacientes con diagnóstico e esquizofrenia son fumadores

Trastorno bipolar: El tabaquismo es muy frecuente en aquellos pacientes que presentan éste diagnóstico psiquiátrico. Ello determina que su esperanza de vida media sea 20 años menor. Los tratamientos farmacológicos empleados para la deshabituación tabáquica pueden precipitar crisis maniacas por lo que limita la intervención terapéutica.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH): Se ha comprobado que tener esta enfermedad psiquiátrica es un claro factor de riesgo para desarrollar tabaquismo. Suelen tratarse de fumadores jóvenes, que fuman un gran número de cigarrillos y que tienen francas dificultades para dejarlo. La combinación de TDAH y tabaquismo constituye una puerta de entrada para el desarrollo de otras adicciones.

Ansiedad: Al menos el 50% de las personas con trastorno de ansiedad son fumadores. Como hemos visto en apartados previos el fumar calma y relaja lo que explicaría la alta prevalencia de esta adicción en personas con dicho diagnóstico psiquiátrico.

Efectos familiares y sociales

 

En el entorno familiar fumar supone una exposición pasiva de los demás miembros al humo del tabaco con las consecuencias orgánicas que ello conlleva (EPOC, cáncer, etc.) además, se establecen modelos de referencia para niños y adolescentes en los que se dota de levedad y normalización el consumo tabáquico. El inicio prematuro en el consumo de tabaco y alcohol constituye un factor de riesgo para el desarrollo de otras adicciones.

Efectos económicos

 

Partimos de la base de que el tabaco mata diariamente en España a 166 personas. Estos fallecimientos se dan en personas en edad laboral en un 25% de los casos. Previo al fallecimiento hay que tener en cuenta el gasto derivado de la discapacidad y del tratamiento médico. Un estudio reveló que, por cada 1000 toneladas de tabaco, la industria tabaquera ingresa 2,7 millones de dólares en Estados Unidos. Estas mil toneladas se traducen en un gasto sociosanitario de 30 millones de dólares. Una persona que deje de fumar se ahorra una media de 2.000 euros anuales.

Recuerda que el tabaco mata diariamente en España a 166 personas

Recuerda que:

  • Las consecuencias del consumo de tabaco son a largo plazo, pero pueden ser mortales.
  • El tabaco se asocia indefectiblemente al cáncer (pulmón, cuello de útero, vejiga, suelo de boca, laringe, etc.)
  • Las personas con enfermedades psiquiátricas independientes (esquizofrenia, trastorno bipolar, TDAH, etc.) son más vulnerables de cara al desarrollo de la enfermedad del tabaquismo
Continuar leyendo Tratamiento del tabaquismo

¿Necesitas ayuda?

Seleccionamos 3 centros profesionales para tí.

Estamos aquí para ayudarte

También te puede interesar