Tratamiento de la adicción al cannabis

El abordaje terapéutico del consumo del cannabis se centra mayoritariamente en tratar la adicción propiamente dicha y las consecuencias psiquiátricas inducidas o agravadas dado que la intoxicación aguda no necesita, en general, un abordaje médico complejo.

Atef Souied Espada Médico especialista en Adicciones. Nº colegiado: 282867667
Tratamiento de la adicción al cannabis

 

Intoxicación, síndrome y adicción al cannabis


Intoxicación aguda/sobredosis: En líneas generales no precisa de un abordaje médico complejo. NO hay antídoto específico. Se aconseja colocar a la persona en un entorno tranquilo (controlando la intensidad de estímulos sonoros y luminosos). Si hay agitación grave se recurre a benzodiacepinas por vía a oral como el diacepam o lorazepam. En el caso de que haya bajada brusca de la tensión arterial se llevarán a cabo las maniobras adecuadas para restituirla.

¿Qué se hace cuando hay delirium por intoxicación o psicosis cannabica?

En estos casos se recurre a un tipo de fármacos denominado antipsicóticos; dentro de estos la mejor opción son los atípicos o de segunda generación como la olanzapina (Zyprexa ©), risperidona (Risperdal ©) aripiprazol (Abilify ©), amilsuprida (Solian ©) y quetiapina (Seroquel ©). Este grupo de fármacos ha demostrado su eficacia y seguridad para tratar psicosis inducida por tóxicos. Suelen administrarse por vía oral. En casos de delirium grave se puede administrar por vía intramuscular otro antipsicótico llamado haloperidol en combinación con una benzodiacepina como el diazepam.

 

En caso de intoxicación aguda, se aconseja colocar a la persona en un entorno tranquilo, controlando la intensidad de estímulos sonoros y luminosos.


Síndrome de abstinencia: Al ser leve, de duración determinada e implicar síntomas que no interfieren de manera importante en la rutina de la persona no se suele recurrir a ningún tratamiento farmacológico. En caso de ansiedad marcada se puede prescribir algún antidepresivo para paliar dicho síntoma y como punto de partida para un tratamiento de mantenimiento. Se aconseja prescribir los denominados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) (fluoxetina, paroxetina etc) o los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y noradrenalina (ISRSA) (Venlafaxina).


Adicción al cannabis: A día de hoy NO existe un tratamiento específico para tratar la adicción al cannabis, sino que más bien se emplean fármacos para tratar los síntomas derivados o empeorados (psicosis, ansiedad, depresión, etc.). Este apoyo farmacológico ha de estar combinado con una psicoterapia y una psicoeducación adecuadas. En la mayoría de los casos los pacientes son adolescentes o jóvenes, por tanto, una estrategia de aversión o amenaza suele dar el resultado contrario al deseado. Otro punto de partida importante es conseguir que el paciente reconozca que tiene un problema (o que puede llegar a tenerlo) e identificar los inconvenientes del mismo. La percepción de falta de riesgo y el componente social del consumo pueden determinar que plantearse una abstinencia total a corto plazo sea un objetivo poco realista; debido a esto, en momentos iniciales del tratamiento (ambulatorio), es mejor buscar una reducción gradual en el consumo, reforzando las ventajas del mismo y que sea la persona quien se dé cuenta de lo beneficioso del proceso. Así, poco a poco, puede llegar el punto en el que se alcance la dosis cero. En tratamientos residenciales sí se puede plantear un cese brusco del consumo asumiendo la necesidad de prescribir fármacos para la ansiedad y abstinencia secundarias en el caso de que sean intensas. Que la persona conozca los síntomas de abstinencia y sepa que no revisten gravedad puede suponer un factor de protección de cara a las recaídas.

Cuando se ha conseguido el cese del consumo y se ha superado el síndrome de abstinencia hay que plantear estrategias para afrontar el deseo de consumo, el craving. La persona no debe demonizar al craving pero tampoco tiene que restarle importancia dado que puede ser el detonante de una recaída. ¿Cómo se maneja el craving? Cuando se lleva pocas semanas sin consumir, el deseo de consumo es más marcado, pero no dura más de 10-15 días. Se asocia a factores de riesgo, por tanto, evitarlos es algo necesario que se debe aprender y entrenar. En algún momento la persona no podrá evitar la situación de riesgo y la tendrá que afrontar poniendo en práctica las estrategias adquiridas durante la psicoterapia.

 

Papel de la familia en el consumo de Cannabis

 

¿Qué papel ha de tener la familia durante el tratamiento de la adicción al cannabis?

La familia es un punto a tener en cuenta, pero no es determinante. La corrección de hábitos ("Deja de fumar tabaco ¿Quién eres tú para decirme que deje de fumar porros si tú fumas tabaco todos los días?”) y la instauración de rutinas saludables ayuda al paciente a consolidar su abstinencia. Es importante que el paciente cuente como se encuentre en cada momento, incluso cuando tenga craving con el fin de ser reforzado positivamente

Continuar leyendo Prevención de la adicción al cannabis

¿Necesitas ayuda?

Seleccionamos 3 centros profesionales para tí.

Estamos aquí para ayudarte

También te puede interesar