Consecuencias del consumo de cannabis

El cannabis es la contraposición al alcohol y la heroína en lo referente al tipo de consecuencias producidas; cierto es que puede asociar complicaciones orgánicas pero su principal diana es el sistema nervioso central, dando lugar procesos de características neurológicas y psiquiátricas. En cuanto a los cannabinoides sintéticos a día de hoy ha y poca información constatada con estudios, pero se creé que las complicaciones derivadas de su consumo son equiparables a las del cannabis, lo cual está motivado por la falta de información real sobre las concentraciones y los aditivos. 

Atef Souied Espada Médico especialista en Adicciones. Nº colegiado: 282867667
Consecuencias del consumo de cannabis


Consecuencias psiquiátricas del cannabis. 

 

Numerosos autores y estudios han relacionado el consumo de cannabis con la aparición de trastornos psiquiátricos o el empeoramiento de los previos. Entre estos trastornos destacan los psicóticos, los episodios depresivos, los trastornos de personalidad, la ansiedad y angustia y el déficit de atención e hiperactividad.

Esquizofrenia y cannabis/Psicosis cannabica: El consumo de cannabis en un paciente con diagnóstico previo e independiente de esquizofrenia puede llegar a empeorar la sintomatología de dicha enfermedad mental y mermar la eficacia de los tratamientos farmacológicos. A grandes rasgos, en la esquizofrenia, la concentración y función del neurotransmisor dopamina están alterados; el cannabis mediante la unión a los receptores pertinentes perpetua esta alteración. Por otro lado, se ha establecido una más que probable relación entre el consumo temprano de cannabis y el desarrollo de la esquizofrenia. Es necesario decir que la sola existencia del consumo de cannabis NO asegura el diagnóstico, pero sí es un factor de riesgo importante. Otro detalle a tener en cuenta es que la edad de inicio de ésta enfermedad mental es más temprana en aquellas personas que consumen cannabis en comparación con las que no.

En cuanto a la psicosis cannábica se diferencia de la esquizofrenia en que los síntomas, en lo referente a alucinaciones auditivas y alteraciones del pensamiento, son menos intensos pero las alucinaciones visuales se dan con más frecuencia. Todos estos síntomas ceden cuando finaliza el consumo, pero el haber tenido uno o varios episodios de psicosis cannábica incrementa el riesgo de desarrollar esquizofrenia.

Psicosis cannábica Esquizorenia + Cannabis
Alteraciones del pensamiento Alteraciones del pensamiento
Frecuencia de alucinaciones auditivas Frecuencia de alucinaciones auditivas
Frecuencia de alucinaciones visuales Dos voces que hablan entre sí o hablan en primera persona
Duración de las alucinaciones  
Desaparece con la abstinencia No desaparece con la abstinencia

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH): Un porcentaje importante de los adolescentes diagnosticados de este trastorno consumen cannabis. ¿Por qué tiene lugar esta asociación de enfermedades? Estas personas identifican el consumo de cannabis como un medio para relajarse y sobrellevar su enfermedad, es decir se automedican. Realmente el cannabis empeora alguno de los síntomas del TDAH como la atención.

Ansiedad y angustia: La ansiedad puede darse cuando la persona está consumiendo, es decir, se muestra suspicaz y paranoide y secundariamente ansioso. La ansiedad y angustia es más propio de consumidores del sexo femenino cuyo tiempo de consumo habitual es corto.

En lo referente a alucinaciones auditivas y alteraciones del pensamiento, estos son menos intensos pero las alucinaciones visuales se dan con más frecuencia.

Depresión: La asociación entre cannabis y depresión no está del todo clara, aunque el consumo de cannabis a edades tempranas puede ser un factor de riesgo para el desarrollo posterior de cuadros depresivos a pesar de que el consumo haya cesado. Tampoco queda claro si alguien con depresión previa e independiente tiene más riesgo de consumir cannabis.

Trastornos de personalidad: La búsqueda de sensaciones es un rasgo de algunos de los trastornos de personalidad (cluster B). En esta búsqueda de sensaciones se puede enmarcar el consumo de cannabis. Otros trastornos de personalidad en los que se ha demostrado un mayor riesgo para el consumo de cannabis son el límite y el antisocial.

 

Efectos en el cerebro del consumo de cannabis o marihuana

Consecuencias físicas del cannabis. 

 

De manera inmediata y más a largo plazo son las funciones de memoria, aprendizaje y atención las que se ven más afectadas. Teniendo en cuenta que la principal vía de consumo del cannabis es la fumada es importante hablar sobre las consecuencias a nivel respiratorio. Se han descrito, también, efectos nocivos a nivel inmunitario, endocrino, circulatorio, etc.

Neurológicas: El aprendizaje, en todas sus formas, puede verse comprometido por el consumo de cannabis al igual que la memoria, la atención, la percepción, la capacidad de resolución de problemas, la velocidad de reacción motora y la velocidad con la que se procesa la información recibida. Todo esto se debe a un daño estructural en el cerebro. La intensidad de este daño está relacionada directamente con la dosis consumida y en parte con el tiempo de consumo habitual; cierto es que dichas funciones cognitivas mejoran casi en su totalidad si la persona deja de consumir, pero si el consumo de cannabis se inicia a una edad temprana hay mayor riesgo de que persistan. ¿En que se traducen estas deficiencias cognitivas en nuestra vida diaria? En un bajo rendimiento escolar y en una capacidad de reacción disminuida en gente que conduce o maneja maquinaria pesada con el consiguiente riesgo de accidentes.


Respiratorias: Aunque de manera inmediata el cannabis produce una dilatación de los bronquios, su consumo crónico asociado a tabaco incrementa el riesgo de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) en sus dos variantes (bronquitis crónica y enfisema) y cáncer, teniendo en cuenta que los porros se pueden fumar sin filtro.


Endocrinas: Se ven alteradas hormonas tan importantes como la testosterona (masculina) y la progesterona (femenina), ello determina una disminución del deseo sexual y de la capacidad reproductiva. Otras hormonas que se ven alteradas son aquellas responsables de la respuesta al estrés (adrenalina y noradrenalina); esto determina ausencia de respuesta o respuestas mermadas frente a factores estresores.


Circulatorio: Como efecto inmediato el cannabis puede incrementar la frecuencia cardiaca (taquicardia). En consumidores crónicos es capaz de producir una obstrucción total o parcial de los vasos sanguíneos con el consiguiente riesgo vascular.


Mujeres embarazadas: En consumidoras crónicas hay menor grado de crecimiento del feto durante el embarazo. Durante el crecimiento presentan dificultades para el aprendizaje y la memoria.

Consecuencias familiares y sociales del cannabis. 

 

En el caso de la adicción al cannabis, las consecuencias en el ámbito familiar dependen de las conductas permisivas en lo referente al consumo de esta droga. Es de sobra conocido que mucha gente minimiza el consumo de dicha sustancia y no la vincula con consecuencias graves.

La falta de rendimiento escolar o incluso el abandono de los estudios genera una situación de conflicto en la dinámica de aquellas familias que si identifican el cannabis como un problema serio. Los padres intentan poner límites a la situación, pero el adolescente se subleva dando lugar a situaciones de conflicto con actos de violencia física y/o verbal sumado a la sensación de impotencia y frustración que genera el conflicto. En el caso de que el consumidor tenga un diagnóstico de enfermedad mental, el pronóstico de la misma puede verse empeorado repercutiendo, también, en la relación con los padres, pareja, etc.
Diversos autores sostienen que el cada vez más temprano consumo de cannabis va a determinar en un futuro un gran número de diagnósticos de enfermedad mental, hecho que va generar una problemática social y sanitaria importante, cuyas dimensiones aún no están claras.

Consecuencias económicas del cannabis. 

 

Tal y como hemos dicho en los párrafos anteriores las dimensiones de la plaga del cannabis en nuestra sociedad aún no están del todo definidas. El gasto económico es incipiente en lo referente al absentismo escolar y laboral; es un factor a tener en cuenta junto con el gasto sanitario derivado de la atención de las urgencias y de las consecuencias psiquiátricas crónicas asociadas o derivadas del consumo de cannabis.

 

Recuerda que:

  • El cannabis induce trastornos psiquiátricos o empeora los previos.
  • No es lo mismo psicosis cannabica que esquizofrenia.
  • Afecta al aprendizaje, la memoria y la capacidad de reacción.
  • A menor edad en el inicio del consumo mayor riesgo de persistencia de las alteraciones.
Continuar leyendo Tratamiento de la adicción al cannabis

¿Necesitas ayuda?

Seleccionamos 3 centros profesionales para tí.

Estamos aquí para ayudarte

También te puede interesar