Prevención de la adicción a benzodiacepinas

Puesto que la mayoría de los casos de abuso de medicación proviene de las propias prescripciones médicas y no del mercado ilícito de drogas, la responsabilidad de la prevención es tanto de los profesionales prescriptores, es decir los médicos, como de los usuarios, es decir los pacientes.

David López Gómez Médico Psiquiatra nº colegiado. 282861221
Prevención de la adicción a benzodiacepinas

Pautas para prevenir el abuso de las Benzodiacepinas

 

A tal fin, la Agencia Española del Medicamento, de forma armónica con los demás estados miembros europeos, tomó una medida reguladora en el año 2000 (Circular nº 3/2000), mediante la que se limita la duración de los tratamientos con benzodiacepinas y análogos (Zolpidem y Zopiclona):

  • Para la ansiedad debe ser “lo más corto posible” y una duración total del tratamiento no superior a 8-12 semanas
  • Para el insomnio la duración puede variar desde unos pocos días hasta 2 semanas, con una duración máxima de 4 semanas si se incluye la retirada gradual del medicamento.

 

Las consideraciones principales para evitar el abuso son las siguientes:

  • Recibir una correcta y completa evaluación médica de la situación, preferiblemente por un médico especialista en psiquiatría.
  • Establecer objetivos del tratamiento y una duración determinada prevista, que debería ser inferior a seis semanas. Una intervención sencilla como es dar por escrita la pauta de retirada al paciente consiguió que al cabo de 12 meses el 45 % de los participantes abandonaran el consumo de benzodiacepinas frente al 15 % habitual (según el Boletín Farmacoterapéutico de Navarra, 2014).
  • Evitar la combinación de dos o más benzodiacepinas.
  • Valorar alternativas terapéuticas a las benzodiacepinas en pacientes con antecedentes de adicciones o consumo de alcohol, por potenciación del efecto depresor y aumento del riesgo de desarrollar una adicción.
  • Retirar o sustituir la medicación si aparecen efectos adversos o se ha tenido que recurrir a dosis crecientes por tolerancia a su efecto.
  • Evitar el empleo conjunto con otros depresores del Sistema Nervioso Central, como el alcohol, y con excitadores como la cafeína (que tendría un efecto contrario).

A pesar de lo expuesto anteriormente, las benzodiacepinas siguen siendo fármacos muy empleados por médicos y psiquiatras de todo el mundo. Determinados pacientes con enfermedad mental grave pueden beneficiarse de la toma de benzodiacepinas continuada, siempre y cuando esté supervisada por un psiquiatra. En estos casos, la reducción de la dosis de benzodiacepinas o su retirada debe ser consensuada con el profesional encargado del tratamiento del paciente.

Continuar leyendo Síndrome de Abstinencia de las Benzodiacepinas

¿Necesitas ayuda?

Seleccionamos 3 centros profesionales para tí.

Estamos aquí para ayudarte

También te puede interesar